¿Tú también te quedas fuera de juego?

El martes de la semana pasada los Cordopolitas nos juntamos a celebrar el primerCumpleaños de este nuestro Cordópolis.

En un momento de la noche me uní a un corrillo en el que coincidimos tres tuiteros y un no-tuitero. Como es costumbre la conversación acabó llegando a un entorno común a la mayoría de los CordopolitasTwitter.

Hablábamos sobre la comunidad tuitera cordobesa y comentaba uno de loscordopolitas lo curiosa que le había resultado la situación de conocer gente en persona con la que antes se había estado relacionando durante meses a través de Twitter.

Servidora defendía la teoría de que Twitter (aunque sería escalable a Internet en general) se ha convertido en un entorno más de relación habitual con otras personas. Es un círculo nuevo donde nos relacionamos con gente, igual que ocurre con los compañeros de trabajo, los amigos, la familia, la gente que saca a pasear su perro al mismo parque que tú, los que comparten una afición contigo, etc.

Hubo un momento en la conversación en la que el cordopolita no-tuitero confesó encontrarse completamente fuera de juego sin tener demasiado claro de qué acontecimientos estábamos hablando y mucho menos quiénes eran los protagonistas de tales aventuras, lo que le hacía tremendamente complicado seguirnos en la conversación.

Y me hizo recordar algo que en ocasiones he comentado en casa: a veces, supongo que ocurre en más sectores profesionales, las circunstancias me hacen relacionarme con una mayoría de círculos entre los que Twitter es un elemento más dentro de la vida diaria de aquellos que los componen y por lo tanto lo asumo (yo y otros muchos) como la norma.

Y es algo que he de confesar lo mucho que me cuesta ser consciente permanentemente, quizá como digo, por tenerlo asumido como norma. Pero afortunadamente para mí ( ;-) ), la penetración de Twitter sigue aumentando y según los datos que ofrece la V oleada del Observatorio de las Redes Sociales el 42% de los internautas en España son usuarios activos de Twitter.

Así que parece que poco a poco vamos creciendo más y más los que echamos nuestros ratitos en la red de los 140 caracteres y menos los que, según indican las cifras, deberían quedarse fuera de juego.

Y vosotros, ¿a qué grupo pertenecéis?

Los emoticonos se nos van de las manos…

Hace un tiempo tuiteé

Jamás en la vida había guiñado tantos ojos como desde que comencé a usar emoticonos… #cosasdelintenné

— Paz Segura (@pazsegura) January 17, 2013

Y es que el tema de los emoticonos se nos ha ido de las manos. El otro día en un grupo deWhatsApp (que si alguien aún no se ha dado cuenta, los carga el diablo) fui consciente de ello. Una vez más.

Y me puse a pensar de dónde vendrían los emoticonos, cuándo se comenzaron a usar, de quién fue la iluminación y esas cosas, y a mi cabeza como recuerdo más antiguo de unemoticono o algo similar vinieron los smiles que representaban el acid house de la segunda mitad de los 80.

Y curiosa que es una, me puse a buscar y aluciné cuando encontré que existen referencias delprimer emoticono tipográfico allá por 1881.

Total, que seguía yo pensando y recordé el IRC, donde le encontré el sentido a los xDDD a base de carcajadas y más carcajadas jugando al trivial. Que hubo más de una vez, sobre todo al principio, que tuve que tirar de diccionarios de emoticonos tipográficos, que a veces el saber que representaban tenía tela…

Que luego salieron los que eran un smiley, mucho más fáciles de interpretar.

Y entonces me acordé del Messenger y aquellos emoticonos que no venían de serie. Cuando alguien te pasaba uno nuevo para añadir a tu lista de emoticonos, tenías que elegir la combinación de teclas que quisieras usar para que se mostrara en pantalla. Recuerdo que mi emoticono favorito salía cuando escribía “(fiu)“.

Y una cosa llevó a la otra… Y llegaron los smartphones… Y ahora me declaro #muyfan delmojoncito simpático del WhatsApp ¡¿Se puede ser más grande que eso?!

Y no me refiero a grande de tamaño, por que sí, sí que los hay más grandes. Se dice, se cuenta, se rumorea que los stickers de Line (esa evolución de emoticono como si de un Pokemon se tratara) son desproporcionados. Servidora, que no ha instalado el sistema de mensajería instantánea asiática, ha visto por ahí muchas capturas de pantalla (inundaron durante un tiempo la página de inicio de mi Instagram) y doy fe. Sí, son demasiado.

Y lo peor es que hay algo parecido que también ha llegado a Facebook. Y hasta a loshangouts (antigo gtalk) de Google… ¡¿Hasta dónde vamos a llegar?!

Pues eso, que se nos ha ido de las manos. Y todo esto lo pensé yo solita cuando el otro día vi esto en la pantalla de mi móvil:

21 refranes para adivinar hechos con emoticonos

 

Así que nada, ahí os lo dejo. Si gustáis, en los comentarios podéis dejar los que vayáis adivinando ;-)

#FelicidadesCordópolis

El próximo lunes 16 hará un año que vio la luz todo este chiringo.

Desde aquí mi más sincera enhorabuena a todos los que en este tiempo han estado al pie del cañón.

Y gracias por hacerme un huequito.

 

#FelicidadesCordópolis

 

Os invito a todos a dejar un mensaje con motivo del primer aniversario de este nuestro Cordópolis etiquetándolo con el hashtag #FelicidadesCordópolis

El Mundo Kindle

Mi primer acercamiento al Kindle, el ebook de Amazon, fue cuando se lo dejaron los Reyes Majos a mi marido en casa de mis cuñados.

Mi marido es #muyfan de los libros de papel. No estaba muy convencido al principio. Ahora devora (más aún) libros; y luego los compra en papel porque le sigue encantando tener todos sus libros en la estantería.

Y ahí estaban ayer por la tarde mi madre y mi marido sentados, en la mesa del comedor, dando de alta OTRO Kindle, configurándolo y aprendiendo, mi madre, a usarlo. Y remarco lo de “otro” porque la cosa tiene guasa.

El último cumpleaños de mi padre decidimos regalarle un libro electrónico, y teniendo uno en casa con el que su dueño está encantado, la decisión era fácil. Lo pedimos e hicimos entrega del presente al homenajeado.

Hicimos la misma sesión de aproximación al aparato en cuestión y mi madre (la del Nexus 4) lo seguía mirando con recelo diciendo que a ella no le convencía, que a ella le gusta los libros “de los de pasar las páginas”…

Cuando llegaron la semana pasada nos dijeron que teníamos que pedir otro. Mi padre aún no lo había olido. Estaba enfrascado en mitad de un libro cuando se lo regalamos, metió algunos libros digitales en el libro electrónico para probarlo y demás y mi madre lo probó. Y desde entonces ha ido enganchando libro tras libro. Otra convencida.

Y es que es uno de los gadgets que por su utilidad y su precio razonable más veo proliferar a mi alrededor en los últimos meses. De hecho ha sido uno de los protagonistas de mi timeline de Instagram este verano.

Y además de las bondades que cuenta todo el mundo: que no pesa, que caben mucho libros, que bla bla bla, me ha llamado la atención el caso de un amigo cuya madre tiene problemas de vista y que está encantada la mujer con su ebook porque puede poner la letra al tamaño que ella necesita. Y la sana costumbre de leer, que era uno de sus vicios, y había tenido que dejar de lado vuelve a ocupar horas y horas de su vida cotidiana.

Así que si un día de estos consigo sacar tiempo para sentarme un rato en el sofá con las piernas en alto a leer un libro, probaré la experiencia que a todo el mundo parece fascinar. Y ya os cuento si me sumerjo hasta las profundidades del Mundo Kindle.

La delgada línea azul

Las redes sociales evolucionan constantemente con cambios de diseño, nuevasfuncionalidades y otras modificaciones de lo más variopintas.

Cuando la novedad es  un cambio de apariencia no te suele quedar otra opción que acostumbrarte porque, te guste o no, el cambio va a permanecer hasta la próxima vez que alguien tenga una iluminación u otro alguien tenga que justificar su puesto de trabajo.

Pero todo hay que decirlo, que hay veces que se lucen e introducen mejoras que mucha gente echaba en falta.

De un caso y del otro hemos tenido un ejemplo esta semana. ¿Los vemos?

El premio “Qué alegría! Ya tocaba!” es para…. ¡Facebook y sus álbumes de fotos colaborativos!

Sí amigos, ahora uno podrá crear en su perfil de Facebook un álbum de fotos al que invitar a otros perfiles como colaboradores añadiendo sus propias fotografías. Así a bote pronto se me ocurre de ejemplo las fotos del perol de San Rafael de este otoño, se podrán unificar en un único álbum las fotos que saquéis de vuestros día de campo comiendo arroz con familia y amigos, al que podréis subir los distintos asistentes a tan magno evento.

No está mal ¿verdad? Aunque también es cierto que más de un comentario he leído planteando la existencia previa de algo similar en Pinterest con sus tablones colaborativos.

El premio “WTF? #QueHeHechoYoParaMerecerEsto!” es para… Twitter y sufantástica idea de unir los tuits que forman una conversación con una delgada línea azul yordenarlos cronológicamente.

Sí amigos, lo que pudiera parecer una buena idea a servidora tras escasas 24 horas ya le tiene algo más que harta. ¿En serio? ¿Era necesario? Dificulta la legibilidad del TL y… ¿de verdad aporta algo?

Como siempre ocurre lo de no llover a gusto de todos, pero de momento sólo me he encontrado a una persona que defiende este nuevo cambio y a un gran porcentaje de mi TL molesto con las dichosas rayas. Así que digo yo que será por algo. Por mi parte un #EpicFail en toda regla.

Será, una vez más, cuestión de acostumbrarse. O buscarse un cliente de terceros para gestionar Twitter.

En fin amigos, mientras espero la primera ocasión que se me presente para probar eso de los álbumes colaborativos, voy a ver si termino de acostumbrarme a las dichosas conversacionesordenadas o renuncio al Twitter original de una vez por todas.

Open Graph Search de Facebook, lo que está por venir

Anunciarona principios de  año los chicos de Facebook algo que se supone va a ser una revolución, el nuevo sistema de búsqueda basado en su Open Grahp.

Básicamente consiste en un sistema de búsqueda en la que puedes llegar a cualquier contenido que se haya compartido contigo en Facebook. Sea de quien sea, siempre que lo haya compartido contigo.

Así que el Sr Zuckerberg anunciaba que con Open Graph Search ponían a nuestra disposición todo lo que podríamos encontrar en Facebook pero de una forma mucho más ordenada.

Los que nos dedicamos a esto estamos siempre intentando llegar a todo un poquito antes, para cuando se pone a disposición de todos tenerlo ya bajo contol. Yo todavía no lo había probado, y el verano es un momento igual de bueno que cualquier otro para probar y aprender cosas nuevas. Así que servidora ha cambiado su Facebook al modo yanqui y se ha puesto a ver cómo funciona eso de que se pueda hacer una búsqueda “lógica” para como las personas pensamos las cosas. No sé si me explico así que lo mejor es poner un ejemplo.

¿Habrá alguien de tus colegas lo suficientemente loco para salir mañana en coche y hacerse 1400 km para ver a Daft Punk? Vas a Facebook y buscas amigos tuyos a los que les guste Daft Punk y ahí tienes a quién empezar a perseguir para que te acompañe al concierto.

 

Facebook Open Graph Búsqueda: amigos a los que les gusta Daft Punk

 

O si estás dispuesta a buscar alguien que te alegre el alma y el cuerpo busca entre los solteros amigos de tus amigos y a ver si te gusta alguien… ¡Puedes hasta ver sus fotos!

 

Facebook Open Graph Búsqueda: solteros amigos de mis amigos que vivan en Córdoba

 

Y como estas mil cosas más que se te ocurran, todo basado en lo compartido contigo. Lo único que han hecho ha sido poner un poquito de orden de cara al público en toda esta información que ponemos en Facebook.

Hasta que esto llegue a España, supongo que aún queda algún tiempo, pero mientras ocurre no estaría de más que hagáis revisión de privacidad en vuestras publicaciones, fotos y demás. Que aunque siempre ha estado ahí para todos, ahora está más al alcance de la mano que nunca.

Unfollow que te crió

¿Tus followers bajan? ¿Ves que subes tres pero pasado mañana pierdes dos? Si tú también te preguntas por qué pierdes followers, aquí van unas cuantas causas por las que puedes perder followers. Seguro que no son todas, que puede haber razones tantas como personas, pero estas son de las más comunes.

  • Tuiteas mucho: más claro no puede ser el enunciado. Eres muy pesado, incluso cargante y a veces en mi TL sólo veo tu foto de perfil por mucho scroll que haga.
  • Tuiteas poco: si tuiteas de pascuas a ramos o eres un voyeur o no has terminado de comprender esto de Twitter.

Ya lo dice el refrán: lo mucho cansa y lo poco aburre. Los extremos no son buenos para nada.

  • Eres un jartible de los hashtags: en su momento ya hablé de los usos de los hashtags y vimos que se utilizan para categorizar información, enfatizar algo, seguir una conversación… Sea el uso que le demos, algo que ha de quedar claro es que cada palabra que incluyamos en el tuit no ha de llevar la almohadilla delante, ni tampoco el 80%, ni el 60%… Tres de ellos puede ser un buen máximo normalmente.
  • Tuiteas de forma compulsiva: llegan determinados momentos del día en los que te disparas, te dan rienda suelta y vomitas todo lo que tienes que decir hasta la próxima. Sí, quizás no tienes otra opción que hacerlo en ese ritmo, pero eso a mucha gente le satura.
  • Los omnipresentes (en los dos lados del charco): si tuiteas para este lado del Atlánticoy también para los del otro lado vas a repetir tus contenidos con una asiduidad que para muchos es exasperante. Tenlo presente.
  • Los cansinos del foursquare y del #running: sí amigos, sabemos que a vosotros os gusta hacer checkin allí donde vais, perfecto. Pero eso no significa que tengas que tuitear cada vez que  visitas a tu abuela, pasas por la plaza o vas as recoger a los niños al cole. Y para los #runners, sé que os encanta compartir vuestros progresos, pero puedes encontrar con facilidad gente a la que no le resulta interesante.
  • Los egocéntricos: si sólo hablas de ti, es probable que o seas una celebrity y no pierdas followers sino que los ganes, o que pierdas seguidores a un ritmo estrepitoso.
  • Followbackers: existe una raza de tuiteros que hace acopio de seguidores a base de followback. Si no les devuelves en follow en pocos días dejan de seguirte.
  • Monotema circunstancial: esos tuiteros que con motivo de determinado acontecimiento (elecciones, competiciones deportivas, etc.) parecen haberse quedado sin otro tema de conversación resultan tediosos. Muchas veces si esta es la razón por la que dejan de seguirte es posible que recuperes followers cuando dicha circunstancia haya concluido y tu discurso en Twitter vuelva a la normalidad.
  • El rey de los retuits: ¿No se te ha ocurrido pensar que si quisiera leer a esos a los que retuiteas sin tuitear nada propio estaría siguiéndoles a ellos en lugar de hacerlo a ti? Pues eso.
  • El bug de Twitter. Sí amigos, puede que si alguna vez le preguntáis a alguien la razón de su unfollow simplemente os diga que se debe a que Twitter lo ha hecho sólo. Puede parecer una excusa inventada, pero hace meses que Twitter reconoció que había un bug en la red de los 140 caracteres que en ocasiones hacía unfollows aleatorios y se comprometió a solucionarlo. Luego es posible que haya sido así. O no.

Como os decía estas son algunas de las razones por las que puedes perder followers. O puede la razón por la que tú los pierdes esté ahí. Pero suban, bajen o la cifra se estabilice, no te obsesiones con los seguidores. Twitter está para disfrutar, no para comerte el coco.

Y dicho lo cual, me voy a dar un garbeo por mi TL a ver qué se cuece.

Vacaciones

Mientras todos os vais de vacaciones yo lo más que puedo hacer es tomarme una semana de descanso #másalládelos140.

Eso sí, seguiré vigilando vuestro tuits estivales llenos de arena, las fotos de vuestros pies en remojo en Instagram, vuestras actualizaciones de estado en Facebook contando vuestras siestas y vuestras listas de reproducción de Spotify en busca de la canción del verano.

Y apago ya el portátil que da calor y de eso, aquí en #Córdoba (#CórdobaEsp para los amigos), ya tenemos bastante.

De profesión concursante 2.0

En la vida 1.0 existen casos de personas que son concursantes profesionales. Gente que se dedica a participar en tantos concursos de la tele como les seleccionan. Algunos de ellos puede que, si eres #muyfan de los concurso televisivos, te suene su cara de haberle visto en otros programas. ¿Os ha pasado alguna vez?.

En verano, cuando (en teoría) la cosa está algo más tranquila laboralmente, me puedo permitir el lujo de dedicar algo más de tiempo a investigar y cotillear nuevas posibilidades, aplicaciones y demás que siempre marco como ReadItLater y luego nunca tengo tiempo.

Esta semana estaba enfrascada en las distintas plataformas y mecanismos posibles para hacer concursos y promociones en las redes sociales más populares. Saltando de aplicación en aplicación, leyendo un post por aquí y otro por allá y sobre todo viendo ejemplos de grandes y pequeñas marcas que han hecho o tienen concursos y/o promociones en curso me he encontrado con que también existen lo que parecen ser concursantes profesionales en la vida 2.0.

En Twitter existen perfiles (generalmente huevitos) que están abiertos únicamente para participar en concursos. Sus únicas publicaciones son retuits de los tuits originales (es una mecánica de concurso bastante común) o tuits que incluyen una mención a la marca y elhashtag creado para tal o cual promoción.

Al ser menos las posibilidades de crear promociones o concursos la cosa está algo más limitada, pero aun así los perfiles del tipo concursante profesional son numerosos.

En Facebook sin embargo la cosa va más allá, sobre todo debido a las diferentesaplicaciones existentes y las mecánicas tan variopintas de crear promociones, concursos y sorteos.

Las bases legales de los concursos en su mayoría definen de forma clara la exclusión de aquellos participantes que hayan cometido fraude de cualquier tipo o que hayan impedido el correcto desarrollo del concurso, sorteo o promoción ¿Por qué? Sencillo, te puedes encontrar desde que no cumplan las bases hasta otros que utiliza bots para conseguir “Me gusta” en su fotografía de participación, perfiles falsos (de reciente creación y con ése único fin) para ganar las votaciones y hasta compraventa e intercambio de votos entre usuarios.

Me he encontrado con un par de perfiles que habían participado en al menos 5 de las 7 promociones que tenía monitorizadas en Facebook y picándome la curiosidad (y gracias a su falta de control de privacidad de su perfil) he ido viendo que su actividad en Facebook se limita en su mayoría a participar en concursos y promociones de las páginas de las que se hacen fans. ¿Se les podrá llamar CazaConcursos?

Y dentro de las plataformas y aplicaciones que sirven para crear promociones (Facebook tiene unas normas muy estrictas a este respecto y no pueden hacerse dentro de Facebook sino que han de desarrollarse en una aplicación de un tercero), se dice, se cuenta, se rumorea que existen listas negras de usuarios fraudulentos que quedan excluidos de forma automática al participar en cualquiera de las promociones generadas a través de esos sistemas.

En Instagram he encontrado menos “problemas” en parte por la “limitación” que ofrece al ser una red social de publicación de imágenes (y ahora también vídeos) y por su menor penetración entre los usuarios en comparación con Twitter y Facebook.

¿Vivirá esta gente de los premios que van ganando? ¿Será un extra a sus ingresos habituales? ¿Tendrán la casa repleta de muestras promocionales y regalos conseguidos en concursos y sorteos?

No sé qué porcentaje de éxito tendrá si se dedican a participar en todo aquello que se les planta delante, pero también os puedo decir que el otro día fui testigo de cómo la gente se insultaba en Twitter por estar en desacuerdo con la decisión del jurado en un concurso de fotografías para ganar un smartphone…

Y vosotros ¿sois de participar en concursos y sorteos? ¿Cuál es el premio más goloso que os habéis llevado gracias a las redes sociales? Venga, un gallifante para todo aquel que deje un comentario ;)

#Córdoba y #CórdobaEsp ¿Con cuál tuiteo?

Hace unas semanas tuve una conversación con @AndresOrgaz durante el networking de laII Tertulia de #taberna2punto0 que me hizo reflexionar y cambiar de criterio a la hora de utilizar el hashtag que se refiere a nuestra ciudad.

Desde hace un tiempo muchos de los tuiteros cordobeses a través del uso del hashtag#CórdobaEsp lo hemos ido estandarizando como la etiqueta que nos ayuda a dar difusión a contenidos locales. Básicamente se definió dicho hashtag para diferenciarnos de los contenidos de las otras Córdobas, las del otro lado del charco@RafaelJimenezC escribióun interesante artículo al respecto en el que explica muy bien el por qué y el alcance que tiene.

Para los propios cordobeses el hashtag en cuestión es conocido y usado de forma natural en el día a día de la actividad tuitera, pero esto ha llevado un tiempo para acostumbrarnos e introducirlo en nuestra rutina.

Y sí, si hablamos de alcance local, la idea de usar este hashtag es buena pero… ¿Y si lo que queremos es que nuestro contenido tenga difusión y alcance más allá de nuestra provincia?

Es lógico pensar que los tuiteros más allá de Córdoba no tengan conocimiento de esta distinción. Pongamos por caso que un turista quiera buscar en Twitter información sobre nuestra ciudad de cara a una futura visita, da igual que sea nacional o extranjero. ¿No es más lógico pensar que no va a tener conocimiento de la utilización del hashtag personalizado con el “Esp” sino que utilizará #Córdoba a secas?

Conozco de hecho varios casos de tuiteros sevillanos, no hace falta irse muy lejos, a los que les he tenido que explicar que para dar visibilidad a un tuit dentro de la comunidad tuitera cordobesa tiene más eficacia #CórdobaEsp que #Córdoba.

Así que, respondiendo a la preguntal del título de este post, desde aquella conversación y tras darle pocas vueltas, ya que me convencí pronto de tener que cambiar mi costumbre, he tomado la decisión de utilizar uno y/o otro hashtag en función de la visibilidad que quiera ofrecerle al contenido que publico: si es relevante sólo a nivel local #CórdobaEsp es el adecuado, pero si puede ser interesante fuera de Córdoba utilizo #Córdoba o incluso ambos. Claro que esto último, lo de usar los dos, sólo pasa cuando sobran caracteres que ya sabéis que no es fácil.

Aunque oye, cuando faltan caractéres y parafraseando el final de Casablanca: “Siempre nos quedará #másalládelos140“.